Google+
TuSeguro.com - Protege tu Patrimonio en caso de Inflación
SI NO ESTAS REGISTRADO, INGRESA

hucha cerdito T2

La inflación es un fenómeno caracterizado por el aumento continuo en el nivel de precios de los bienes y servicios que se comercializan en la economía. Este fenómeno afecta a los ciudadanos, dado que los precios de los productos suben sin un aumento de los salarios, lo que origina una pérdida en el poder adquisitivo de las personas. En otras palabras, se necesita más dinero para comprar los mismos productos, por lo cual se puede decir que el dinero pierde su valor.

 

Un aumento muy elevado y fuera de control de la inflación conduce a lo que se denomina “hiperinflación”. Según cifras oficiales de la Asamblea Nacional, Venezuela se encuentra en hiperinflación desde noviembre de 2017, y de acuerdo a una proyección del Fondo Monetario Internacional, la tasa de inflación anual del 2019 cerrará en cerca de 10.000.000%. Por ello, te traemos algunos tips para poder proteger tu patrimonio y hacerle frente a este fenómeno:

 

1.- Invierte en bienes cuyo valor se “incremente” con el paso del tiempo, o adquiere seguros que respalden el valor de tu patrimonio: este es el caso de los automóviles y los inmuebles, los cuales pueden irse revalorizando a la par de la inflación. Asimismo, la adquisición de seguros patrimoniales o de automóvil protegen el valor de tu propiedad ante cualquier incidente, y además te permiten contar con el respaldo de una empresa aseguradora.



2.- No guardes tu dinero en el banco, utiliza la inflación a tu favor: en un país donde la inflación es mucho más alta que las tasas de interés bancarias, es beneficioso pedir un crédito, puesto que esta deuda se irá diluyendo con el paso del tiempo. Igualmente, utiliza tus bolívares para comprar productos que necesites a futuro, o sino inviértelos en la compra de moneda extranjera o en educación.



3.- Reduce tus gastos y marca prioridades: conocer tus hábitos de gastos, situación crediticia y ahorro, te permitirá saber cómo administrarte y reajustar tu presupuesto, eliminando gastos que no sean imprescindibles.